Byrrh Vin tonique et hygiénique

Hubo un tiempo, no hace tanto, en el que los Vinos Quinados estaban en muchas mesas y cocinas, sea para tomar un poco como aperitivo, digestivo o como ingrediente de innumerables recetas caseras. Si bien su uso ha decaído aún contamos con bebidas que han mantenido su estatus, manteniéndose vigentes hoy en día aunque sin las ventas y la gloria de otros tiempos.

photo_1561842713130

Este es el caso de Byrrh que es un aperitivo francés hecho con Vinos del Rosellón y vinos de Málaga del tipo moscatel, extractos de plantas y Quinina. Se cuenta que la receta secreta incluye café, naranja amarga, canela y cacao. Ligero, Dulce y equilibrado, en un primer sorbo puede parecer un vermut pero al finalizar el trago no encontramos el amargo característico del ajenjo aunque si un sabor ligeramente picante, puede que por el regaliz, y con un toque ligeramente amargo de la quinina. Muy oloroso donde resaltan los aromas a frutos del bosque sobre las hierbas.

Historia

La historia cuenta que por 1860 dos hermanos llamados Simon y Pallade Violet Père originarios de Corsavy deciden abandonar su hogar y convertirse en vendedores ambulantes de mercerías, telas y vino. Con el tiempo se establecen en Thuir donde abren una tienda donde además de vender telas importan vinos españoles de Málaga y Tarragona.

Aprovechando el conocimiento del vino que tenía Simon Violet y el auge de los vinos quinados por su reputación de medicinales y tonificantes, además de la fuerte competencia entre los productores locales de vino, deciden orientar sus esfuerzos en la venta de un producto para la salud con el nombre Vin tonique et hygiénique au quinquina vendiendo el brebaje en farmacias, supermercados y cafeterías de la zona.

La bebida se hace popular tanto que la Orden de Farmacéuticos de Montpellier demanda a los hermanos por competencia desleal ya que la palabra Quinina estaba únicamente permitida para farmacéuticos. Tras perder el juicio hay que tomar dos decisiones, cambiar el nombre y modificar la receta para comercializarla como aperitivo y no como medicina, así los hermanos experimentan reduciendo la dosis de quinina y añadiendo otras especias como café, cacao, flor de saúco o manzanilla. Además se utilizan vinos secos y mistela, una mezcla de zumo de uva y alcohol para la conservación del azúcar natural. El líquido se lleva luego a 17° mediante la adición de alcohol antes de ser aromatizado en frío.

Lo del nombre es una historia en sí mismo, los hermanos estaban buscando una marca que les convenciera pero sin hallar nada. La leyenda cuenta que un día una clienta entra en la tienda para ver modelos de encajes, le atiende Dorothée, esposa de Simon. Las telas tenían por aquel entonces un código del fabricante textil y según se las mostraban a la clienta forman las siglas BYRRH. Simon que estaba enfrascado en la búsqueda del nombre lo lee y dice ¡Aquí está el nombre del vino, BYRRH, lo llamaremos BYRRH!

Era algo innovador, que no quería decir nada en concreto pero que sonaba bien, despertado interés y curiosidad.

El 10 de febrero de 1873, la marca Byrrh fue registrado ante el Secretario del Tribunal de Comercio de Perpiñán y en 1876 , Simon y Pallade Violet cambiaron los estatutos de su compañía y, a partir de ese momento, sus negocios se centraron únicamente en el comercio del vino.

Familia Violet Byhhr

Al morir en 1891 Simon Violet su hijo Lambert continúa el trabajo de su padre y completó la extensión de las bodegas que no paraban de crecer. Las nuevas instalaciones ubicadas en Thuir se inauguraron en 1892 y se mantienen en activo desde entonces. La fábrica se vinculó a la red ferroviaria con un depósito diseñado por Gustave Eiffel.

Ya en 1935 Byrrh lideraba el mercado de los aperitivos en Francia llegando a unas ventas anuales de 35 millones de litros auspiciado por creativas campañas de publicidad.

Tras la segunda guerra mundial las ventas empezaron a decaer, finalmente es absorbida en 1960 por Dubonnet-Cinzano que desde 1976 forma parte del grupo Pernod-Ricard.

Aunque Byrrh ya no está presente en las mesas como antaño sus bodegas siguen atrayendo a casi 300,000 visitantes cada año que pueden visitar las cavas, el tanque de roble más grande del mundo con una capacidad de más de un millón de litros y ver los carteles históricos de la marca, además de una degustación que ciertamente ha de ser lo mejor.

Los licores forman parte de la cultura e historia de los pueblos. El consumo en exceso puede llevar a enfermedades y adicciones.

Si la publicación es de su agrado no dudar en compartirla con los botones que están debajo o dar Me Gusta, seguirnos en nuestras redes sociales y, de ser posible, comentárnoslo que nos hará muy felices

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: